viernes, 16 de mayo de 2014

En el show de Truman

En el Show de Truman, la vida es sencilla. Todo está planificado, como qué hacer, qué estudiar, dónde trabajar, con quién trabajar, quién es tu mejor amigo, dónde vivir, qué temer y a quién amar.

En la vida real nada forma parte de un plan establecido. Es por eso que no sabemos qué hacer, qué estudiar, dónde trabajar, quiénes son tus amigos, dónde vivir, qué temer y a quién amar. Todo eso lo decide uno mismo.

En el show de Truman, cuando te sientes solo, aparece tu mejor amigo de toda la vida sin que nadie le avise, con unas cervezas que es lo que más te apetece en ese momento, te escucha, te comprende y te dice lo que necesitas oír justo en ese momento, de nuevo sabes qué hacer y te da luz en la oscura noche en el muelle.

En la vida real, cuando te sientes solo, debes buscar a tus amigos para que sepan que les necesitas, acude cuando puede porque también tiene sus propios asuntos, va sin saber qué te ha ocurrido, te escucha, intenta comprenderte y te dice lo que el cree que es mejor para ti, sigues sin saber bien qué hacer pero te acompaña y te da un rayo de luz llamado esperanza.

En el show de Truman, tienes pequeños encuentros amorosos que te marcan lo suficiente para valorar a tu mujer perfecta. Simpática, inteligente, guapa, alta y rubia con un pelo estupendo, un punto elegante y tradicional, cubre tus fallos y es tuya. Está ahí solo para ti.

En la vida real, cada relación fue importante en su momento, te marcan para formar tu idea de como son las relaciones de pareja, con cada pareja cambias, unas veces añoras, otras olvidas y otras te gustaría olvidar. Cualquiera puede ser la definitiva y ninguna será perfecta. Simpática y también con días malos, inteligente pero se equivoca y tiene vicios, atractiva para ti y no siempre va arreglada, tiene sus propios defectos y necesidades. Es libre y tiene su propia vida como tú, quiere que estés junto a ella y ella estar contigo.

En el show de Truman, la vida siempre es activa, enriquecedora e interesante para cualquiera. Lo que hagas importa a muchos y lo que hagas va a ser decisivo en sus vidas. Si tú paras tu vida, decides cambiarla o huir y pasar de la vida, todos pararán sus vidas e irán a buscarte y pedirte que vuelvas.

En la vida real, la vida puede vivirse de forma pasiva, puedes estancarte, embotarte, conformarte con lo que ya tienes y para los demás solo eres uno más del montón. Para los demás lo que hagas pocas veces va a ser interesante y nunca va a ser más importante que sus propias vidas. Si tú paras tu vida, decides cambiarla o huir y pasar de la vida, los demás seguirán con sus vidas, el mundo seguirá corriendo, si te alejas mucho de la vida de los demás saldrás de ella y solo para los que realmente eres importante te pedirán que vuelvas.

En el show de Truman todo es falso, es mentira, es un guión preestablecido que te empuja por todas partes a ser y actuar de una forma determinada. Pero en el fondo, al final la decisión de salir de ahí es tuya.

En la vida real todo es real, todo está permitido, no hay guión sino que lo escribes tú mismo día tras día con tus actos, las circunstancias en las que naciste y ahora vives te predisponieron y te dieron la experiencia para ser lo que ahora eres, algo realmente indeterminado y en continuo cambio. Y en el fondo, tu estilo de vida, lo que haces, quién eres y cómo actúas, quiénes son tus amigos, tu pareja, cómo te relacionas con ellos, tu trabajo, el ocio, TODO, todo depende de ti. Lo que hago día a día, lo que hago hoy, lo que hago justo en este preciso momento es lo que yo he decidido hacer, y salir de ahí y hacer lo que realmente quiero es decisión mía.