sábado, 30 de octubre de 2010

Discapacidad (Parte II)

Pensaba actualizar mucho antes pero he estado bastante ocupado y no he tenido tiempo de escribir tranquilamente, como me gusta a mí, hasta hoy.

Para refrescaros la memoria, en la anterior entrada empecé a contar las experiencias que viví hace dos fines de semana en un cursillo que organizaba la universidad sobre discapacitados físicos y lesionados medulares. Así que si alguien no ha leído la entrada anterior y está leyendo esto le recomiendo que lea la entrada de más abajo.

Más concretamente me quedé hablando sobre una chica de 30 años aproximadamente que era lesionada medular y estaba contando como era su vida antes del accidente que la dejó en silla de ruedas. Y me quedé contando como cambió su vida por entonces.

Dijo una cosa que se me quedó muy marcada. "En vuestra vida siempre tened varios pilares sobre los que sosteneros, porque si se cae alguno como me pasó a mí, tener otros sobre los que sostenerte. No os centréis solo en la pajera o en lo profesional, intentad llevar todo lo que podáis hacia delante." Cuán cierto es eso, y menuda ostia mental me dio aquella mujer. Eso es lo que me ha ido pasando a mí últimamente, que me centraba solo en una cosa y cuando la perdí me derrumbé totalmente. Me motivó mucho a seguir trabajando por construirme fuertes y varios pilares como hago ahora. Ella, contó, que uno de los que había sido siempre un pilar, el deporte, creía que lo había perdido por completo, pero cómo le revitalizó descubrir todo un mundo nuevo en el que poder hacer deporte pese a su lesión. La ilusión y felicidad con lo que nos lo contaba era muy contagiosa, fue ahí cuando realmente conseguí empatizar con ella y ver lo importante que era el deporte para su vida. Ahora tiene un marido y un trabajo que le gusta y que no le asfixia ya que tiene parte del día para ella. En definitiva, que aprendío a vivir mejor de lo que vivía antes.

Entonces con esto alguien puede pensar "¿entonces haber tenido el accidente ha sido bueno para su vida?" Yo no me atrevería a responder a esa pregunta, pero creo que no, porque ha tenido que sufrir mucho. No creo que ella piense en lo que le pasó como algo bueno para acabar como es ahora. Pienso que se vio entre la espada y la pared y se vio obligada a aceptar una serie de cambios en su vida que no entraban en sus planes, que aprendió muchísimo y le sirvió para mejorar en todos los aspectos de su vida.

Contó muchas más cosas pero ya no lo recuerdo con todo detalle. Recibió un fuerte aplauso por parte de todos y ya nos marchamos todos.

Al día siguiente tuve que ir a un punto de Murcia para coger el autobús que nos llevaría a los Alcázares, ciudad costera de la Región de Murcia donde hay un centro de alto rendimiento donde el deporte para discapacitados está totalmente implementado.

Por la mañana tuvimos una reunión de media hora en la que nos explicaron brevemente como hacen vela y otros deportes los discapacitados. Para vela hay barcas adaptadas para que no vuelquen, y lo hacen metiéndole mucho más lastre de lo normal a la base de las barcas, de tal manera que por mucho que se tambalee la vela antes de que se vuelque el mástil de la vela ha de partirse. Sorprendente. Luego, para que los discapacitados hasta pudiesen hacer vela solos tenían diferentes velas, dependiendo del grado de la discapacidad. Por ejemplo, hay algunos casos de lesionados medulares en los que no pueden mover nada de cuello para abajo pero sí que pueden mover el dedo pulgar de un pie, pues con este dedo mediante un pequeño joystick puede dirigir la vela. Con éste ejemplo además descubrí algo que me dejó alucinado, y es que, al contrario de lo que mi lógica me dijo, las lesiones medulares no tienen porqué ser íntegras desde el punto de la espina dorsal lesionado hacia debajo; más tarde me enteré de que hay personas que tienen sensibilidad en una pierna, o de rodilla para abajo, en fin, que hay muchas combinaciones. Otro ejemplo, el que me dio la impresión de que es el más común, es el de dijigir también con un joystick la vela con una mano. Y el ejemplo más llamativo de todos es el de los que no pueden mover prácticamente nada de sus extremidades, que aún así pueden dirigir una vela. ¿Cómo? Pues mediante una caja que se les pone en frente y que tiene varios orificios, la persona sopla sobre alguno de ellos y así determina la dirección en la que quiere que vaya la vela. Alucinante.

Tras la charla nos dirigimos a ver como varios discapacitados montaban en vela. Y poco después nosotros, los universitarios estuvimos toda la mañana haciendo actividades en la playa, vela entre ellas. Nos dividimos en varios grupos. Lo primero que hice fue piragüismo. Ya una vez en primero de bachillerato nos llevaron a hacer piragüismo, así que sabía como mover el remo y me manejé bastante bien (que tampoco es que tenga eso mucha dificultad, pero hizo que lo disfrutara aún más). Dimos un largo paseo por la playa, adentrándonos un poco al mar. Hicimos algún juego propuesto por el monitor; por ejemplo uno era ponerse de pie en la piragüa y remar. Yo lo intenté entre muchos y era extremadamente difícil mantener el equilibrió, y fue la causa de que me pegara un chapuzón. Y en fin, que me lo pasé genial, aunque en mi mente rondaba una duda "¿Qué tiene que ver esto con lo de los discapacitados? Vale que dentro del programa estaba puesto pero creía que haríamos todo esto con discapacitados". Me sentía un poco descolocado en ese aspecto.

Cuando se acabó el turno, la siguiente actividad que tocaba era vela. Pero surgió un problema, y es que al tener que esperar a mis compañeras de clase que no sé que estarían haciendo llegamos de los últimos y no había espacio para nosotros (¬¬) así que nos tocó irnos a la otra actividad. La otra era un juego para invidentes y deficientes visuales. Lo voy a explicar. Se juega en la arena, el campo era de unos 5 metros de largo por 10 de ancho, con lo cual cada campo era un cuadrado. Cada campo se dividía a su vez por la mitad horizontalmente, y los jugadores de cada equipo se repartían por cada mitad. Cuatro por equipo, de tal forma que son dos delante y dos detrás, frente a los otros dos delante y dos detrás del otro equipo. El balón era del tamaño de uno de baloncesto y con la particularidad de que llevaba cascabeles en su interior, así se localiza el balón por el ruido. Como en el fútbol gana el que meta más goles y para marcar hay que hacer pasar el balón por la linea final del campo contrario. Los jugadores no pueden salir de su medio cuadrado correspondiente y solo podían marcar los que estaban en el medio cuadrado más alejado del otro campo, con lo cual el balón para entrar tiene que hacer un largo recorrido. Además solo puede lanzarse el balón a ras de suelo para que así sonara, para ello se lanza y se juega en general de rodillas. A nosotros nos dieron un antifaz para que no viésemos, como es lógico. Y nos pusimos a jugar. No fue divertido, ya que había poco interés por la gente en jugar, mi equipo ganó 3 a 0 marcando yo todo (un dato que podría ser influyente es que el resto de jugadores tanto de mi equipo como del contrario eran todo mujeres, esos seres tan poco competitivos, ahí lo dejo xD).

Pero pese a que no me divertí mucho, este juego sí que le vi relación con las jornadas que estábamos dando sobre discapacidad. Yo personalmente no reflexioné mucho sobre ello, pero hablando con otras personas me dijeron algo que me hizo pensar: "yo en el juego este del balón lo he pasado mal porque no veía el balón ni me enteraba de nada de lo que pasaba, y me ha echo consciente de lo mal que lo tienen que pasar los ciegos".

El partido lo terminamos antes de que llegaran las velas, así que estuvimos esperando un poco. Cuando ya llegaron las velas volvimos a intentar subirnos, pero DE NUEVO se llenaron, y claro, estábamos de los útimos porque mi compi tenía que terminarse el cigarrillo!! Jaja xD En fin, tuvimos que esperar toda una ronda que por lo que nos dijeron iba a ser más corta y ya sobre la una y media del medio día subimos a la vela. Estuvimos hablando mucho todo el camino con la que llevaba la vela, y al parecer pese a ser los últimos éramos los que teníamos más suerte porque en toda la mañana había hecho aire y había que empujar mucho con los remos, pero en cambio en ese momento hacía mucho viento. Aquí disfruté más de las conversaciones que del propio hecho de ir en vela, ya que no hacía nada activo, solo estaba sentado y las poleas y el mástil lo llevaba la encargada de ello.

Cuando acabamos nos cambiamos de ropa y a comer.

Por cierto, la playa donde hicimos todas esas actividades estaba pegada a un camping en el que hace 6 años (yo con 13-14 años) tuve un campamento de verano, y al ver el edificio desde fuera lo flipé muchísimo, me costó asimilar que era ese sitio realmente y no que mis recuerdos estaban fallando. Me vinieron algunos recuerdos pero sobretodo sensaciones que tuve por aquel entonces, muchísima morriña, vamos xD Y es que ese campamento fue una experiencia en mi vida muy fuerte. Le eche fotos con el móvil y todo para enseñárselas a mi hermana ya que ella también fue a ese campamento. :P

Tras eso, otra vez nos reunieron en una sala para contarnos lo que íbamos a hacer el resto del día. Teníamos que hacer un pequeño trabajo sobre todo lo que habíamos aprendido en ese cursillo y que un portavoz del grupo lo expusiera a todos brevemente esa misma tarde; para ello, con cada grupo iría un discapacitado para hablar con el grupo, contarle su experiencia y demás. Yo me sentía muy mal ya que no sabía realmente qué era lo que había aprendido, sobretodo porque esa misma mañana no había hecho nada relacionado con el tema.

Pero antes de reunirnos los grupos para hacer el trabajo, algunos profesores y discapacitados empezaron a hablar sobre la realidad social de ellos mismos. Antes de que los propios discapacitados hablasen, el profesor insistió en que los alumnos diésemos nuestra opinión sobre el tema. No había iniciativa. Pero por fin alguien levantó la mano para dar su opinión: "Pues yo pienso que si de verdad se busca igualdad entre los discapacitados y el resto de personas no es necesario que tengan plazas de aparcamiento propias, que luego muchas de ellas no se utilizan y solo se hacen porque la ley lo obliga." Al poco levanta la mano otra "Contestando a lo que ha dicho ella, pienso que es necesario que sí que tengan porque tienen siempre muchas dificultades para salir del coche" Y ya la cosa se empezó a animar, saltaron algunas personas apoyando a la anterior. Luego saltó otro chico diciendo "a mi lo que me parece mal es que mucho dinero de nuestros impuestos, de lo que pagamos nosotros, se vaya para hacer rampas y todo eso de quitar las barreras arquitectónicas, porque nuestro dinero que tanto nos cuesta en impuestos se podría destinar a cosas que nos sirvieran a todos y no solo a unos pocos". Ahí ya el número de personas que saltaron a contradecir esa opinión fue mayor, sumándose a algunas contra la primera, como una mujer que dijo "pues yo, aunque haya una plaza de minusválidos libre y ninguna normal, yo prefiero darme 22 vueltas en mi coche a la manzana buscando una plaza de aparcamiento libre y dejando la de minusválidos a alguien que realmente la necesite, y luego poder salir de mi coche con mis dos piernas". Y ahí la masa aplaudió a esa mujer y su emotivo argumento. Luego, una chica dijo "Lo que yo no entiendo es porqué los discapacitados en la declaración de la renta tienen bonificaciones, porque ellos trabajan igual que nosotros, y además mucho del dinero de los impuestos se destina solo a ellos, pero en cambio ellos tienen que pagar menos impuestos, tienen un montón de cosas como el deporte que hemos visto en este curso todo subvencionado y demás." Y otra vez saltaron argumentos contra la chica. Y entre el murmullo generalizado por toda la polémica que se había levantado con ciertos comentarios, un chico que habló dijo lo siguiente "yo quiero contestar a algo que ha dicho ese de antes -se gira mirando y señalando al que dijo que le parecia mal que parte del dinero fuera a hacer rampas y demás- tengo que decirte que eres un EGOÍSTA! -gritando- y desde tu mente EGOÍSTA no puedes entender la situación que sufren estas personas -su cara mostraba muchísima ira, parecía que tenía ganas de pegar al otro chico- y tú que eres tan EGOÍSTA puede que algún día te pase algo así, y entenderás porqué toda esa gente necesita todo eso, EGOÍSTA". El ambiente estaba caldeadísimo, mucha gente se reía y otros se preocupaban de ver lo violento de ese comentario. El debate siguió un poco más, ya solo con opiniones en apoyo a los discapacitados.

Finalmente, el profesor que animó a que hubiese un debate, reveló que todas las personas que habían dicho argumentos contra los discapacitados son alumnos suyos y que a petición del profesor habían formulado esas preguntas para animar a que hubiese debate (y vaya si lo consiguió). Las risas se generalizaron sobretodo dirección al chico que gritó EGOÍSTA, el cual se le veía bastante avergonzado xD
"Pero efectivamente hay mucha gente de la calle que piensa así, y por eso he considerado importante que se debatieran estas cuestiones" dijo el profesor.

Así, a raíz de ello, un discapacitado habló y contó una realidad de su día a día. Un discapacitado para aparcar el coche tiene un grave problema, y es que necesita espacio en el lado del conductor para poder sacar la silla y salir del coche, así que todos los aparcamientos en batería (que el coche entra verticalmente, como en un parking de un centro comercial) no pueden usarlos ya que no tienen espacio para salir. Luego solo pueden aparcar en fila, pero pese a ello también existen dificultades, como que el lado del conductor, donde está el discapacitado, no debe estar pegado a la acera, porque la acera tiene cierta altura respecto al suelo y porque la maniobra de moverse del asiento del coche a la silla, la propia silla puede colarse por el hueco entre el coche y la acera. He de ahí la necesidad de que hayan aparcamientos para minusválidos y que sean tan grandes (los que lo son, porque algunos ponen que son para minusválidos pero son como los demás y lo hacen porque la ley lo obliga, olvidando que haciendo aparcamientos de minusválidos en batería no sirven de nada).

También otro contó que en su trabajo le presionaron tanto por recibir una bonificación en la declaración de la renta que se sintió culpable y no marcó la casilla de discapacidad 4 años. "Luego me di cuenta de que en realidad esa bonificación estaba ahí porque la necesitaba, porque un discapacitado tiene más gastos que cualquier persona normal, por ejemplo en un coche adaptado o una silla de ruedas".

Y más ejemplos muy relacionados con las controvertidas y preparadas preguntas que salieron en el debate.

Así, terminamos eso y cada grupo se reunió con el correspondiente discapacitado para hablar con él y hacer el trabajo. Para hacer el trabajo podíamos movernos por alrededor de todo el centro de alto rendimiento, así que fuimos al aire libre y comenzamos. El discapacitado que estuvo con nosotros resultó ser uno de los que más habló en la charla de antes, y cuando nos habló a nosotros nos encandiló. Era una persona que tenía totalmente superado su discapacidad, y que se había superado siempre día tras día, trabajando por sí mismo. Era un hombre de 63 años, pero su aspecto físico aparentaba 50, y mentalmente muchísimo más. Desde los 16 años ya se vio obligado a buscar trabajo, con lo que tuvo que madurar rapidísimamente para sobrevivir. Toda su vida se ha movido entre organizaciones sociales, no solo de discapacitados. Es una persona con una gran conciencia social. Poco a poco fue tomando más confianza con el grupo y nos contaba más cosas de las que hacía. Llegó a ser alcalde de su barrio (puesto que no sabía que existía), y que iba de casa en casa preguntando a la gente qué era lo que necesitaba y se lo presentaba al alcalde de la ciudad. Esto hizo que los ciudadanos se percataran de que si se movía podían conseguir lo que necesitaban de la alcaldía, creó conciencia social entre sus ciudadanos. Cosa que no gustó al alcalde de la ciudad y por ello al año le hicieron dejar el cargo. Nos animaba a que fuésemos conscientes de la realidad y que nos moviéramos, que fuesemos a las manifestaciones, eventos o lo que sea que haga falta para que los que mandan no campen a sus anchas. Que aunque consiguieramos una cosa (dio ejemplos suyos) que nos reveidicásemos para que no lo perdiéramos. Que estuvíeramos al tanto de lo que hace la ciencia: un hombre con 63 años estuvo debatiendo con nosotros sobre genética. Dice que ahora estaba jubilado, y que la mayor parte de su tiempo la pasa en su casa leyendo libros, que le encanta el conocimiento (y vaya si lo demostró) pero que aun así seguía recibiendo muchas visitas. Un hombre con una gran habilidad para hablar, y que consiguió encender en mi muchos de esos pensamientos dormidos que en ocasiones se despiertan puntualmente. Todo un gran ejemplo a seguir para mí en cuanto a conciencia social y de la vida en general, y por supuesto ejemplo de superación y de que una discapacidad física no tiene para nada porqué frenarte para conseguir lo que quieras en tu vida. "El hombre puede ser extraordinario" dice el anuncio de aquarius, y él era uno de ellos y me animó como pocos lo han hecho hasta ahora para autorealizarme en mi vida.

Tengo la sensación de que he contado pocos datos concretos sobre este hombre y más bien han sido todo alabanzas, pero tampoco recuerdo demasiadas cosas concretas, ya que mi estado de sorpresa constante hacía que solo extrayera las ideas fundamentales, arriba puestas.

Y como podéis imaginar, fue lo que más me gustó de todo el curso. Todos los de mi grupo comentaban cosas similares a las que os he dicho yo, y en la exposición creo que plasmamos bien esa conciencia social que hemos adquirido en el curso.

Al terminar de exponer, de noche y apunto de irnos me acerqué a Rafael, le estreché mi mano y le dije que es un gran hombre.

Y con todo lo que aprendí de las exposiciones, el debate generalizado que tuvo tanta controversia, testimonios de discapacitados y sobretodo el de Sofía y más aún de Rafael, el cursillo fue una de las experiencias que más sabiduría me han aportado en mi vida, de lo cual estoy muy contento y por ello quería compartirlo con vosotros.

domingo, 17 de octubre de 2010

Discapacidad (Parte I)

El viernes 15 y sábado 16 de octubre, hice un cursillo. En este cursillo trataba de la importancia del deporte en los lesionados medulares, y en los discapacitados físicos al fin y al cabo. Fue una experiencia de la que aprendí mucho más de lo que creería aprender y por eso quiero compartirla con vosotros.

Me apunté al curso, sinceramente, porque daban un punto para una asignatura de mi carrera: Psicología de las diferencias individuales. A otros les daban un crédito de libre configuración. El caso es que el curso costaba 40 euros y el punto fue lo que me motivó a hacerlo.

El viernes hicimos menos cosas, ya que solo teníamos por la tarde. Esta parte era en un salón de actos en Murcia, y comenzaron con una presentación formal y burocrática, vamos, nada de interés. Más tarde unos especialistas de cada una de las materias involucradas en los asuntos más importantes de lesionados medulares habló. El curso era para gente de trabajo social, enfermería, fisioterapia y psicología. Pues hablaron un especialista de cada uno de los tres primeros, del último no sé porqué no hubo y los de mi carrera lo echamos de menos ;.; Pero dijeron algunas cosas muy interesantes, aunque para mi lo importante es lo que aconteció después.

Cuando terminaron los especialistas, una lesionada medular apareció, y contó su experiencia. Yo sabía que eso existía, y me había echo por encima un poco a la idea de como sería, pero oírlo en primera persona realmente cambia mucho, así que voy a intentar contároslo como mejor recuerdo para que al menos tengáis las ganas de poder vosotros oír a alguien contar una experiencia así. Como la mayoría de personas con lesión medular, ella la sufrió tras un accidente de coche. Lesión medular. Le cambió toda su visión de la vida ver que de un día para otro no podía caminar. Los primeros días fueron horribles, no quería hacer nada en su vida, estaba completamente hundida. Pero no deprimida, ya que no podía. Tenía un novio, y al tiempo acabó dejándola; él le dijo que seguirían siendo amigos, y así fue, él le llamaba todos los días para preguntarle como le iba y él le contaba lo que había hecho ese día. En varias de esas conversaciones él le contaba "Pues esta mañana hemos hecho senderismo"; ella amaba ir de senderismo, es más, desde bien pequeña para ella el deporte era algo importantísimo en su vida, que le llenaba de vida. Antes de empezar a trabajar jugaba al baloncesto y otros deportes, pero su trabajo que le ocupaba todo el día (y el que por cierto le dejaba agotada)no le permitió seguir con él, solo los sábados seguía yendo de senderismo con sus amigos. Ahora para ella todo eso había acabado.

Tuvieron que trasladarla al hospital de Toledo, y su madre se fue a vivir allí para acompañarla. El apoyo de la familia fue muy grande. Su padre tenía que seguir en Murcia trabajando para pagar además el alquiler de su mujer, por lo que no podía ir mucho a ver a su hija. Además, como ahora estaba mucho más lejos las visitas de amigos se habían reducido drásticamente. Para colmo de males, su madre generó un trastorno psicológico. Claramente ella necesitaba más ayuda en el aspecto psicológico que incluso ella en su situación. Su madre se convirtió en una carga así.

Y como dije antes, ella no se podía permitir deprimirse, por todo lo que le pasaba con su novio, sus amigos y su madre. Deprimirse era un lujo que no podía darse, ya que en su situación o seguía hacia delante o se hundía por completo. Muchísima gente en su condición se hunde por completo.

Cuando le ofrecieron la oportunidad de hacer deporte adaptado aceptó. Su sorpresa fue que todas sus expectativas sobre el deporte adaptado fueron superadas con creces. Paulatinamente fue metiéndose en más activadades deportivas. Recuerda que cuando se apuntó a tenis de mesa, el entrenador lo primero que hizo fue quitarle los apoyabrazos a su silla de ruedas. Ella se sentía muy insegura, ya que parte de su tronco no la puede mover al ser una lesionada medular de cervical 3. Pero el objetivo de aquello era que ejercitase la parte que sí podía mover. De hecho consiguió movilidad en su tronco donde antes no podía. Contó que mucha gente de la que empieza a hacer deporte para discapacitados de alta competición, consiguen mejorar tanto que les tienen que cambiar de categoría de lesionados ya que mejoran mucho. Pero no es solo la mejoría física lo importante, es mucho más importante la mejoría psíquica, palabras textuales suyas "el deporte me devolvió la vida", consiguió verse capaz de hacer algo que cuando al principio en la cama si querer moverse veía absolutamente imposible.

Tiempo después, consiguió trabajo, y con lo que ganaba ella misma se financiaba todo lo necesario para hacer deporte, que es mucho. Una silla de ruedas normal cuesta entre unos 2000 y 3000 euros, dato que desconocía. Pues si eso es caro, una silla para hacer deporte cuesta entre 5000 y 6000 euros. Además, hay una silla para cada tipo de deporte, con lo cual hacer deporte para un discapacitado es dificilísimo. Tal era su actividad deportiva que hacía viajes hasta el extranjero para campeonatos, a Pekín nos contó que fue y se lo tuvo que pagar ella todo. Así, y tras conocer a varias personas interesadas en el deporte decidió crear una asociación. Hoy día esa asociación es la que hace que en Murcia cualquier discapacitado pueda hacer deporte con ningún coste. Ahora ella es la presideta de la asociación y no deja de luchar por que la gente que quiera hacer deporte pueda y no tenga ningún tipo de barreras.

Lo que me gustó de este testimonio es que aprendí muchísimas similitudes con nuestra vida. Por ejemplo, Sofía se asustó cuando su entrenador le quitó los apoyabrazos de su silla por si se caía, pero así consiguió ejercitar su cuerpo e incluso desarrollarlo más de lo que creería. Así, las personas tenemos miedo de soltarnos de lo que nos hace sentir seguros, pero cuando lo hacemos podemos desarrollar lo que podemos hacer y olvidarnos de lo que no podemos. Nos quedamos atrás pensando en lo que no podemos hacer y nos trabajamos todo lo que podemos, que siempre es mucho más de lo que creemos.

Por hoy no tengo tiempo de escribir más, pero queda mucho por contar. Hasta muy pronto!

martes, 12 de octubre de 2010

Cambios, más cambios!!!!

¡Hola a todos! Madre mía, desde primeros de agosto no publico, ya casi se me olvida como hacerlo xD

Últimamente en mi vida han habido muchos cambios, y más que muchos por número, muchos por importancia. El hecho de que lleve tanto tiempo sin actualizar se debe principalmente a que tras todos estos cambios he cambiado tanto que ya identifico este blog con mi ser anterior, y en gran modo me incomoda. De hecho he estado pensando en cerrar este blog, ya que no me siento tan identificado con él como antes, e incluso me incomoda pensar que algunas personas puedan leer ciertas entradas. Aunque finalmente no lo voy a hacer, por dos razones. La primera y más importante es porque últimamente he recibido algunos comentarios y correos de personas que se encontraron accidentalmente con mi blog y parece ser que lo que leyeron les gustó y les sirvió de apoyo y utilidad. Como comprenderéis eso anima a cualquier ser humano. La otra es porque así me sirve para contarles lo que me ha ocurrido últimamente a los amigos que viven lejos, y también los que viven cerca porque siempre leen algo que no sabían.

Dicho esto, seguiré publicando de vez en cuando sobre la misma temática que creo que a la mayoría os gusta: reflexiones sobre la vida y alguna entrada friki que otra.

Y bueno, voy a empezar ha hablar de los cambios. El cambio más importante de todos sin duda es que ya no tengo pareja. Después de dos años, por razones que no voy a contar aquí (lo siento), vuelvo a estar solo. Ha dolido mucho, por supuesto, pero también he sacado muchísimas cosas buenas. He aprendido muchas cosas de la propia relación que dentro de ella me hubiese sido muy dificil aprender, como valorarla y cultivarla; cosas que no debo hacer y que sería mejor que hubiera hecho. También, al estar solo me he visto obligado a aguantarme a mí mismo solo, cosa que a todos creo que nos cuesta normalmente y más si no tienes a nadie que te ayude. He superado con bastante éxito esa autopelea y ahora me siento más fuerte y seguro que nunca en toda mi vida (no exagero). Ahora me siento capaz de hacer muchas cosas que antes no me atrevía ni a pensar, siento mi alma más independiente y lo más importante para mí: tengo muchas ganas de hacer cosas.

De hecho, una cosa que he hecho y que no me atrevía a pensar es en cambiarme de carrera. Tras dos años en Administración y Dirección de Empresas (ADE) y Derecho, me he terminado de convencer de que eso no era lo que me gustaba, y lo he dejado. En su lugar estoy embargado en la fascinante aventura de conocer y comprender la mente humana: estudio Psicología. Llevo solo tres semanas pero estoy totalmente convencido de que he acertado. Porque todo lo que se da ahí me interesa, y con todo me refiero a todo, me encanta eso de que ninguna de las asignaturas que tengo ahora mismo me disguste, todas me parecen interesantes y me gustan más o menos. Además, al empezar carrera nueva he tenido la bella oportunidad de hacer compañeros nuevos, algo que no conseguí en mi anterior carrera.

Pero Psicología no ha llevado consigo solo rositas. De hecho al principio de las rosas solo sentía las espinas. Como es normal, a mis padres no les hacia ninguna gracia que, después de dos años, me cambiase de carrera. Les gustaba menos aún que lo hiciese después del pésimo año académico que tuve (aunque el mal año académico se debía a más motivos que el que no me gustase la carrera, aunque eso no quería que lo supieran), y mucho menos aún que hiciese Psicología porque era una carrera que según ellos no tiene salidas y estaban totalmente convencidos que de quería hacer precisamente Psicología porque era la carrera que estudiaba mi ex. Con quien, por cierto, nos seguimos hablando, juntando y llevando muy bien.

No voy a mentir diciendo que Cantnoy no tuvo su influencia en que estudiara Psicología. Fue gracias a ella por lo que pude conocer la carrera tal y como es, yendo a algunas clases, conociendo la materia que se da... Y conocí esta carrera no como mi anterior carrera para la cual no me informé de nada y me metí como mucha gente hace a sus 18 inconscientes años: a ciegas y a ver lo que sale.

Además, en contra de lo que creían mis padres, yo conseguí separar muy bien conceptos. No entré a Psicología ni porque era la carrera que hacía Cant, ni porque me fue mal ese año en ADE y Derecho. Me costó mis días de pensármelo bien, y bajo la constante presión de mis padres. Pero felizmente conseguí tomar la decisión totalmente seguro de mí mismo, y es otra de las cosas que me han hecho muy fuerte y digo que han cambiado en mí.

Ahora mismo soy de los "empollones" de la clase xD De esos que más contestan al profesor cuando pregunta algo, de los que más preguntas hacen, de los que van a las clases voluntarias, etc. Y es que tengo muchísimas ganas de por fin dedicar mi tiempo en algo que me gusta y que me hace sentir bien. Todo lo que se da en psicología ahora me resulta interesante. De hecho los que me conocen bien me dicen que me pega mucho hacer psicología y que seguro que me gustará. Y yo les contesto: "¡Sí!" ^_^

Otro gran cambio es que este año no vivo en Murcia, sino en mi pueblo, con lo cual tengo que ir y volver todos los días en autobús desde mi pueblo a la facultad -.-
Es uno de los precios a pagar a mis padres por que acepten el cambio. Aunque tampoco lo veo del todo mal, porque en mis dos años anteriores donde viví no estaba agusto. El primero en una residencia donde tuve mil y un problemas con los colegiales, y el segundo, el curso pasado en un piso con una chica que hacía un módulo y otro que no pudo matricularse finalmente y se puso todo el año a buscar trabajo sin éxito con lo cual todo el curso estuvieron de fiesta en fiesta perjudicandome mucho. Pero eso es agua pasada que no quiero recordar y que además esta mucho más detallado en entradas antiguas.
El caso es que para este curso tenía planeado en vivir con un amigo de mi pueblo que nos conocemos bien, los dos solos. Pero para vivir los dos solos surgieron muchos problemas, ya que un piso entre dos sale muy caro; luego que nos pusimos a buscar piso un poco tarde, cuando las mejores ofertas se fueron; y que nuestros padres tenían ya otros planes para nosotros, los padres de mi amigo que siguiera en su residencia y yo que viviese en mi casa. Así que se hizo muy difícil. Quizás para el año que viene podamos.

Otro gran cambio es que conseguí dejar la actividad que durante el curso académico me ocupaba más tiempo y fue el principal causante de que perdiese el curso: los videojuegos. Con un portátil nuevo, un piso hostil, una carrera en la que no tenía compañeros y no me gustaba y pocas ganas de esforzarme en la vida me dedicaba día tras día a evadirme de la realidad que me rodeaba y no me gustaba nada. Por suerte terminando el curso dejé de jugar, aunque era demasiado tarde para salvar el curso académico.

Ahora hoy día apenas juego a algún videojuego. Solo con amigos para pasar el rato y solo solamente juego a juegos chorras. Y con juegos chorras me refiero a los siguientes:

-Diner Dash. Un juego flash en el que eres una camarera xDDD De estos de gestión de tiempo en 2D. Muy entretenido para matar el tiempo y para mejorar tu capacidad de concentración y organización.

-Juegos de Facebook. Concretamente Mafia Wars, incitado por mi amigo Paco; y Fashion World, obligado al principo por Espe y más tarde le he cogido un montón de gusto, sobretodo al hacerme yo mismo ropa xDDDD

Otra cosa que quería comentar, es a las personas que les dije que este verano les iba a ver, concretamente a Paola y a mis sevillanas Inma y Paula. Que finalmente este verano me ha sido imposible siquiera plantear irme por todos los problemas de cambiarme de carrera que he tenido con mis padres y que antes he contado, pero que este verano haré todo lo posible por ir a veros.

Y ya a todos, pero más concretamente a Paola, deciros que a mediados de Noviembre (12, 13 y 14), es el II Salón del Manga de Murcia. Paola, te lo digo a ti especialmente porque al del año pasado estuviste apunto de venir. Aunque este año como no vivo en Murcia no podría ofrecer a nadie alojamiento, pero por el mismo motivo podríamos ver compartir gastos de hotel tal y como tenías pensado hacer el año pasado con quien iba a venir contigo.
Para este año, salvo cambio de opinión de última hora, tengo pensado cosplayearme de Kira!! She! Ya tocaba. Era el cosplay que pretendía hacer para el primer salón al que fuera, pero no pude el pasado por falta de pasta para el cosplay y por eso me cosplayeé in extremis de L. Ahora que tengo algo ahorrado para el traje cosplay y la peluca, a por ello! Además, es una promesa pendiente con Cantnoy la de cosplayearnos de Kira y Misa-misa, ya que ella se compró el cosplay hace mucho tiempo.

Y pues eso, que estáis todos invitados al II Salón del Manga de Murcia; que no temáis los cambios ya que estos os hacen mejorar, no evitéis el sufrimiento ya que enfrentaros a él os hace fuertes y sobretodo cuidáos mucho. Hasta luego!