miércoles, 25 de agosto de 2010

Cansado

Hoy estoy cansado. Especialmente cansado.

Hay muchos motivos por los que estoy cansado. Tantos, que no sé por cual empezar. Dejo caer mi cuerpo en el sillón para decirme que tengo todo el tiempo del mundo para escribirlos. Apollo mis brazos sobre los brazos de la silla, entrecierro la mano derecha y la rodeo con la izquierda, y mis manos se paran en mi nariz y mi boca. Pienso. Un sinfín de sensaciones desagradables vienen a mi mente, aunque vuelven a mi pecho, a hacerme un nudo a la altura del corazón. Es por eso por lo que sé que estoy especialmente cansado. Me agobio, necesito respirar. Tomo mucho aire y lo expulso de golpe por la nariz, generando mucho ruido al chocar con mis manos.

Pienso en si alguno de los implicados de lo que quiero escribir leerá esto. Prefiero creer que no, no me merezco perder la libertad de escribir en este espacio. Es más, si lo leen seguramente no se identificarán, porque no creen que hagan nada malo.

Creo que a todos nos pasa que tenemos algo que nos molesta, nos jode, nos cansa siempre, constantemente, durante el existir permanente; y como en exclusivas ocasiones podemos deshacernos de ello aprendemos a vivir con ello. El problema es cuando surgen nuevas cosas, porque no sabes si las debes aceptar o rechazar, no sabes si merecen ser aceptadas o rechazadas.

Yo hoy aquí rechazo muchas. Sobretodo las que antes creía que tenía que aceptar, o que incluso sonrientemente aceptaba.

Hoy me joden especialmente dos cosas. Una es la gente que no acepta lo que hago o como soy. Otra es la que disfruta fastidiándome.

No sabría decir cual de los dos me irrita más. Lo que más me irrita es que haya llegado a esta situación, en la que tengo tantos problemas con tanta gente, y nadie me demuestra que me equivoco pero tampoco me apoya en que tengo la razón. Me doy pena, pero por suerte no me compadezco ante nadie. Escribo esto para mí mismo. Para desahogarme, como siempre últimamente en este blog.

Me fastidia que gente que dice que me quiere no acepte como soy, que no me respete. Dicen que me respetan pero eso es mentira, sus actos respecto a lo que no les gusta de mi no lo demuestran. Creen que respetar algo que no les gusta es no obligarme a cambiarlo, que si me obligasen a cambiarlo entonces eso sería el no-respeto; mentira, el respeto es dejarlo estar, no presionar a que eso cambie.

Igual que pasa con no respetar como soy, no respetan lo que hago. Al fin y al cabo uno es lo que hace, y si no respetan lo que soy no pueden respetar lo que hago (y viceversa). Aunque para esto hay diferente reacción. Aquí no ocultan su descontento, ya que creen que su modo de vida es el correcto, y al no ser como ellos no puedo hacer lo que ellos, y no lo entienden. Lo peor es que ellos mismos se inventan los motivos (mis supuestos motivos) por los que yo hago eso, porque no aceptan lo que pienso.

Conversaciones para invalidar sus argumentos en falso no son suficientes, ya que utilizan todo mi pasado para sacar cualquier argumento en mi contra. No olvidan el pasado, urgan entre él y reabren heridas. Cuán ruín y despreciable es eso. Lo personal contado es utilizado también en mi contra, utilizan mis debilidades o defectos (aunque no tengan nada que ver con el tema que se habla) en mi contra. Habilidad demoníaca de entrelazar temas ajenos entre sí.

Y hablar no sirve de nada, ya que en la próxima conversación todos los argumentos usados vuelven a salir, y a dañar, y a joder.

¿Lo peor de todo? Que al no aceptar como soy no aceptan lo que hago, y por tanto no me dejan seguir mi propio camino, no me dejan crecer.

¿Solución? Mantenerme tenaz, fuerte, en mi sitio. La debilidad no es una opción. Lo único que gano de todo esto es que me hago más fuerte, aunque el precio me parece muy caro, además, temo que pierda la objetividad en algunas cosas al tener que mantenerme tan firme en mi postura para no mostrar una debilidad que en un futuro pueda ser usada en mi contra junto a las anteriores. Vaya mierda, espero que se pase rápido.


La otra cosa es la gente que disfruta jodiéndome. A este tipo de gente la conozco desde bien pequeño, aunque no por ello deja de sorprenderme.

Identificar a éstos no es muy difícil, ya que ellos mismos suelen chulear de su oficio frente a todos. Lo que más me preocupa de éstos es como reaccionar ante ellos. Estos, a diferencia de los anteriores no te proporcionan nada y no estoy obligado a soportarlos, así que el objetivo es sortearlos rápidamente y con éxito.

Lo que más me jode de estos es todo, ya que el fastidiar es a la vez la causa y la razón de sus actos. Y como tanto la causa como la razón me parecen lamentables no estoy dispuesto a pasar ni una a este tipo de gente.

Existen varias corrientes de este tipo de gente. Una seguro que la conocemos todos, y es la callejera, la que solemos identificar con gente generalmente inculta o de otra etnia. Pero no os confundáis, el resto de humanos también pueden ser perfectamente de los que disfrutan fastidiando porque sí, es más, el resto me repugna más ya que al creerse superiores se ven con mayor derecho a hacer eso.

La otra corriente es algo más difícil de ver, aunque una vez descubiertos se les ve claramente. Son de los que trantan el fastidiar como un culto, casi (o sin casi) como una religión. A diferencia de los anteriores se creen inteligentes y juegan con esa clave. Hay muchos casos, aunque yo me refiero a uno en particular. Me refiero a la gente de las secciones adultas de 4chan, como ésta. Esta página promueve el joder al prójimo como dogma, da libertad en la forma para hacerlo, aunque la propia página ya te da algunos patrones como los famosos desmotivadores, imágenes casi siempre muy crueles con un pie de página irónico y frío para hacer reír como éste. Aunque tampoco tienen que ser eso, una simple imagen o con un texto también vale, como esto. Además, esta página también tiene sus pequeñas secciones de porno. Vamos, es una página perfecta para hombres que buscan humor rápido y diferente. Además, está en inglés, factor que para los que no es su lengua natal aumenta su sensación de inteligencia.

Lo que me fastidia de estas personas es que no se quedan solo en internet, sino que todo lo que ven lo hacen suyo y se vuelven así, auténticos siervos del joder porque sí, les hace sentir bien. La página en sí no es mala, yo mismo he entrado alguna vez y me he reído con ella, el problema es el uso que se le da y las consecuencias del mismo. De hecho, con todo esto que quiero decir de que se promueve el fastidiar hasta se han creado unas reglas de internet "Rules of the internet" que aquí si se ve claramente lo que quiero decir, podéis ver unas cuantas aquí.

Si alguien quiere preguntarme algo en particular sobre esto último le explicaré en los comentarios su duda.

Ya no sé si he dicho todo lo que quería decir, que me he explayado mucho en eso último, creo que lo fundamental está dicho.

Pues eso, espero que os vaya bien. Nos leemos!

lunes, 2 de agosto de 2010

Sonríe

Al igual que mucha gente, el veranito me tiene lejos de internet. De hecho ahora estoy pasando el día a día en mi casa de campo (como la llamo yo, porque no es un campo, es una urbanización) donde no tengo conexión a internet. Como últimas novedades sobre mi vida básicamente es una: que casi seguro que dejo mi carrera actual, 2º ADE y Derecho, para entrar en Psicología, muchos de los motivos están en entradas anteriores, el resto no tengo tiempo para contároslo. Así que, para terminar ya la entrada, os pongo un corto que tiene dos partes que en total son un cuarto de hora. Espero que os guste.


http://www.youtube.com/watch?v=UHI6Lsxio5I


http://www.youtube.com/watch?v=XeCi2S2qA9o


Me caló mucho este video cuando lo vi por primera vez, y hace poco lo volví a ver y se me ocurrió la idea de mostrároslo.
Qué fuerte es el poder de una sonrisa. Lástima que nuestra rutina y nuestro qué hacer diario nos vaya alejando de algo tan sencillo como satisfactorio. Y transmitir un mensaje como ése es memorable, ya que no todo el mundo está dispuesto a sonreír y eso desmotiva mucho, como le pasa al protagonista.
Es más, el mensaje del video lo podemos llevar un poco más allá de las sonrisas y decir que es solo cuestión de actitud, de simplemente querer que sea así, para que el día a día y tu vida en general sea mejor. Y si conseguimos transmitir ese mensaje, más fácil será mantener el buen rollo, ese bienestar general.

Ya sabéis, vuestra opinión sobre el video y el mensaje del mismo siempre serán motivo de diálogo en los comentarios.

Hasta luego!