lunes, 20 de julio de 2009

La experiencia y la soledad

En la revista de los domingos de “El País”, me encontré un artículo de psicología muy interesante, del cual saqué las siguientes frases. De alguna forma u otra cada una corresponde a algo, y os lo voy a contar.

“Suceda lo que suceda, no hemos de olvidar que el viaje es un regalo; lo importante es tener la posibilidad de experimentarlo”

En este primer año universitario han ocurrido una cantidad de cosas que me costaba mucho asimilar, tanto que hacía cualquier tontería para evadir los pensamientos y descansar. Aunque no servía de mucho, porque mi Pepito Grillo (o conciencia, como queráis llamarlo) no me lo hacía pasar bien, y no me dejaba tranquilo. Por lo que el tiempo que solo evadía mis problemas cuando hacía algo que ocupase mis pensamientos, por lo que para no sentirme mal estaba todo el día perdiendo el tiempo. Y eso me ha pasado factura. Sólo he aprobado la mitad de mis asignaturas, es decir, seis de un total de doce.

Pero por suerte, desde mi punto de vista no solo he conseguido seis aprobados, sino muchísimo más: la experiencia de todo este año. Podría decir tantas cosas…: he aprendido a convivir (o malvivir, según como se mire) con personas completamente diferentes a mí en mi residencia, he experimentado la “libertad” como nunca lo había hecho (asistir a clase cuando quisiera, estudiar cuando quisiera, y en general hacer casi lo que me daba la gana dentro de mis posibilidades), he tenido mucho tiempo para mí y para pensar, he conocido a muchísima gente muy diferentes entre sí y de los que he aprendido muchísimo, he podido ver con frecuencia a mi pareja y nuestra relación a evolucionado con creces, y he tenido ocasiones para ver muchísimas cosas buenas y malas que hasta entonces no había visto. Pero sobretodo, me he llegado a sentir muy solo. Así es como mejor describiría este año universitario: solo.

“Los viajes en soledad nos ayudan a ser felices por nosotros mismos, potencian nuestra autoestima y confianza”

Cuando estás solo y ves que no tienes más remedio que hacer una cosa para no empeorar más las cosas, te fuerzas a hacer algo para entonces contrario a ti. Gracias a ello, he conseguido crecer. La otra cara de la moneda es que he visto que me queda muchísimo por mejorar.

“Aprendes a estar solo cuando comprendes que nunca lo estás realmente” (Marc Oromí)

Como decía, me he sentido increíblemente solo. Dios mío, cómo he llegado a detestar tanto esa soledad. En mi residencia, donde comía, dormía (cuando me dejaban) y vivía, durante todo un año no he conseguido hacer ningún amigo. Llegué a juntarme con un grupillo de gente, pero nunca llegó a surgir una amistad propiamente dicha. Y en la universidad hasta el segundo cuatrimestre no llegué a tener amigos en clase.

El día a día se me hacía eterno. Solo desaparecía esa soledad cuando estaba con Cantnoy. Los pocos días que conseguía estar con ella me cambiaba el ánimo por completo. Y es que como cada uno vivíamos en una punta de Murcia, era muy difícil conseguir vernos.

Ella siempre me daba su apoyo y su ánimo con frases como: “estoy contigo”, “vamos”, “sé que tú puedes”. Me costó bastante tiempo darme cuenta del verdadero contenido de esas frases (todavía hoy creo que no me doy cuenta de todo lo que me quiere decir con eso). Pero cuando me empecé a dar cuenta, ya no me sentía tan mal y, como dice la frase, aprendí a estar solo cuando comprendí que nunca lo estuve realmente.

Cantnoy, claramente tú eres la pionera de que pudiera aguantar en pie este año, por eso te doy de nuevo las gracias. ^_^

“Qué importante es en la vida no necesariamente ser fuerte, pero sí sentirte fuerte, midiéndote a ti mismo al menos una vez para saber de lo que eres capaz” (Christopher McCandless)

En los exámenes finales de junio, hasta una semana antes de que comenzaran no había empezado a estudiar nada. Causa: pereza. Que la pereza estuviera ocasionada o agravada por otras causas es probable, pero eso no es lo que quiero hablar porque, desde siempre, yo he sido muy perezoso.

El caso es que, en apariencia, era imposible que consiguiese aprobar algo con tan poquísimo tiempo, y más teniendo en cuenta que tenía que examinarme de diez asignaturas, algunas de ellas anuales. Pues superándome a mi mismo conseguí ponerme a estudiar. Muy poco tiempo al día, lo reconozco; y algunos días ni abría los libros. Pero conseguí superar ese paso de coger el libro y ponerte a memorizarlo pese a que te cree un malestar tremendo.

Cuando acabé los exámenes me sentía muy fuerte. Pero lo más importante de todo es que me siento capaz de aprobarlo todo. No me refiero a aprobar las seis que me han quedado en septiembre, sino al hecho de sacarme dos carreras y que mi cerebro no muera de sobrecalentamiento. Sobre la rama empresarial, ADE (Administración y Dirección de Empresas) la parte práctica se me da bastante bien, y la parte matemática fue siempre mi punto fuerte. En cuanto a Derecho es algo que me apasiona, pese a lo duro que es estudiarlo, pero alguien tan idealista como yo (:P) no se queda indiferente. No me arrepiento de haber elegido esta carrera.

Además, saber que puedo con esto y saber que lo voy a hacer me hace sentir muy fuerte, como dice la frase, midiéndome a mi mismo para saber de lo que soy capaz.



“El instinto social de los hombres no se basa en el amor a la sociedad, sino en el miedo a la soledad” (Arthur Shopenhauer)

Esta es la frase que más me gusta de todas. Yo de lo que más miedo tengo es de estar solo. He de ahí que este año lo haya pasado tan mal. Como dice la frase, mi instinto social no se basaba en el amor hacia la gente con la que convivía en mi residencia, la cual era tan diferente a mí que en otras circunstancias no me hubiese relacionado con ellas, pero lo hice porque sino me quedaba solo, por el miedo a la soledad.

Esto me ha hecho ver que cualquier persona que me ofrezca su amistad, mientras que no se busque lo contrario, debo aceptársela, al menos por el hecho de saber que no se siente sola. Hoy día me gusta saber que la gente a la que al menos un poquito aprecio se siente bien. Y si no es así, hago todo lo posible para lograr que no tengan ese miedo, el de estar solos. Probablemente con muchos de los que me leéis lo he hecho, y con otros simplemente intentado pero no logrado, en esos casos os pido disculpas por no haber sabido hacerlo mejor.

“¿Por qué, en general, se rehúye la soledad? Porque son muy pocos los que encuentran compañía consigo mismos” (Carlo Dossi)

Yo busqué compañía conmigo mismo: me compré la PSP, me pasaba horas y horas en internet y demás cosas. Pero no sirvió de mucho. Ahora siento que gasté el dinero tontamente comprándome la consola (aunque por supuesto no pienso venderla, voy a amortizarla todo lo que pueda). Y sobre el tiempo en internet, bueno, excepto el pasado en este blog, todo el demás me parece desperdiciado. Ahora siento un poco de asco por todo el tiempo perdido en Tuenti (red social) leyendo comentarios de gente y fotos que no me interesaban realmente. Estuve a punto de borrarme la cuenta sino fuera porque es un medio de conectar con muchísima gente que de otra forma perdería casi totalmente el contacto. Aun así paso mucho ya de Tuenti y no descarto algún día borrarme la cuenta. Donde sí que creo que he perdido tiempo es jugando a El Bruto. Dios mío, si ahora que lo pienso es una tontería de juego. Perdía horas en hacerme nuevos alumnos y entrenarlos para que me diesen experiencia. ¡Pero si el juego es 90% puro azar! (Los que no sabéis en qué consiste el juego, os recomiendo no conocerlo y seguir siendo felices en la ignorancia… xD)



“Cuando te enfadas tienes doble trabajo: desenfadarte y pedir perdón” (Pilar Romero de Tejada)

Hace unos días, en cuanto volvía a mi pueblo tras los exámenes, el que fue un día amigo mío me buscó pidiendo disculpas. No me parece apropiado hablar de ello aquí. Lo que quiero decir es que enfadarse por algo es una de las mayores estupideces que se puede hacer en esta vida. Lo pasas tú mal, lo pasan los demás mal, la solución al problema se aleja más aún que antes del enfado y luego hay un pulso en quien se desenfada y pide perdón antes.

Yo hoy lo tengo muy claro: esforzarme al máximo para que nadie se enfade y aguantar todo la mierda que haga falta para que las cosas salgan bien, que al final es lo mejor. Y no enfadarme, pensar y razonar, darme cuenta de que no merece la pena enfadarse; y si la otra persona se enfada intentar solucionarlo una vez, pero no más, no insistir y dejar en las manos de la otra persona la reconciliación, y si lo hace que ésta soporte las consecuencias.

Nuestra sociedad es muy desquiciada, muy catastrofista, peleona, agresiva. Grupos se pelean entre ellos, ya sea por modelo económico, religión, educación, ideología, dinero o cualquier causa cada cual más absurda.

Os aconsejo que en vuestra vida os esforcéis por no enfadaros. Como diría un hippie: “Paz”. :P

Perdonadme por tardar tanto tiempo en actualizar. Como no tengo internet tan a mano como antes pues no me pido tanto hacerlo. Cuidaos mucho y disfrutad del verano. ¡Hasta luego!

sábado, 11 de julio de 2009

(Por) fin de exámenes

Escuchad los primeros 5 segundos.


SÍ, HE GANADO!!! POR FIN SE HAN ACABADO LOS EXÁMENES. Después de tediosas noches en vela, mañanas y tardes estudiando con una temperatura externa de más de 40 grados, después de arrojar y recoger varias veces la toalla, HE ACABADO!

Ahora me dispongo ir hacia mi pueblo, y mejor os dejo aquí que el autobús sale en 20 minutos y tengo que ir hacia la estación.

¡Por fin empieza el verano para mí!

Escuchad los primeros 5 segundos.


¡Hasta luego!