miércoles, 31 de diciembre de 2008

Queda prohibido - Alfredo Cuervo Barrero

En lugar de crearme los propósitos de año nuevo que seguramente no voy cumplir, voy a prohibirme hacer todo esto. Feliz año nuevo.

¿Qué es lo verdaderamente importante?,
busco en mi interior la respuesta,
y me es tan difícil de encontrar.

Falsas ideas invaden mi mente,
acostumbrada a enmascarar lo que no entiende,
aturdida en un mundo de irreales ilusiones,
donde la vanidad, el miedo, la riqueza,
la violencia, el odio, la indiferencia,
se convierten en adorados héroes,
¡no me extraña que exista tanta confusión,
tanta lejanía de todo, tanta desilusión!.

Me preguntas cómo se puede ser feliz,
cómo entre tanta mentira puede uno convivir,
cada cual es quien se tiene que responder,
aunque para mí, aquí, ahora y para siempre:

Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarme un día sin saber qué hacer,
tener miedo a mis recuerdos,
sentirme sólo alguna vez.

Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quiero,
abandonarlo todo por tener miedo,
no convertir en realidad mis sueños.

Queda prohibido no demostrarte mi amor,
hacer que pagues mis dudas y mi mal humor,
inventarme cosas que nunca ocurrieron,
recordarte sólo cuando no te tengo.

Queda prohibido dejar a mis amigos,
no intentar comprender lo que vivimos,
llamarles sólo cuando los necesito,
no ver que también nosotros somos distintos.

Queda prohibido no ser yo ante la gente,
fingir ante las personas que no me importan,
hacerme el gracioso con tal de que me recuerden,
olvidar a todos aquellos que me quieren.

Queda prohibido no hacer las cosas por mí mismo,
no creer en mi dios y hallar mi destino,
tener miedo a la vida y a sus castigos,
no vivir cada día como si fuera un último suspiro.

Queda prohibido echarte de menos sin alegrarme,
odiar los momentos que me hicieron quererte,
todo porque nuestros caminos han dejado de abrazarse,
olvidar nuestro pasado y pagarlo con nuestro presente.

Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen más que la mía,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha,
sentir que con su falta el mundo se termina.

Queda prohibido no crear mi historia,
dejar de dar las gracias a mi familia por mi vida,
no tener un momento para la gente que me necesita,
no comprender que lo que la vida nos da, también nos lo quita.

Alfredo Cuervo Barrero

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Navidad del 2008. El fin del año. Y el año nuevo.

La navidad para mí siempre ha supuesto un momento de contradicciones. Por un lado, estaba contento porque en la cena de nochebuena, era el único día del año en el que me juntaba con toda mi familia. Hablar con mis tíos de Murcia, Castellón y Almería, todos juntos, mis padres y mi abuela, en la misma mesa. No haber cena en sí, sino un montón de aperitivos con los que llenarme mi enorme apetito sin comer nada a disgusto, luego irme al salón con mis primos pequeños a jugar a "El Palé", y el año pasado al Monopoly de Murcia; mientras que mis padres y mis tíos estaban hablando en la cocina, contándose todas esas trivialidades que les despejaba tanto la cabeza y que hacía que en Navidades me renegasen mucho menos que en el resto del año. Además, mi primo Jesús de Castellón se venía a mi casa a dormir y pasar conmigo varios días, en nuestras interminables conversaciones de día, tarde y noche, acerca de chicas, dragon ball y videojuegos. Y cómo no, la llegada de mis amigos de Mallorca, los que fueron durante mucho tiempo, probablemente, los únicos amigos que tenía de verdad (además del Chape, claro). Les esperaba con casi ansiedad para, entre muchas cosas, poder jugar muchísimo a un montón de juegos de mesa, como la herencia de tía Ágata, el padrino, ziggurat, wipper, party & co, parchís, ajedrez... Todavía me siguen enamorando los juegos de mesa. Además de las conversaciones sobre videojuegos, de los miles de videojuegos nuevos que habían jugado y que me traían en varios CDs para grabármelos y así distraer mi mente en el mundo de fantasía que crean.

Y las campanadas... qué momento mágico. El nerviosismo de que si no estamos atentos y empezamos tarde; ver a Ramonchu y la puerta del Sol en la tele; las risas de todos los años cuando, a cinco minutos de las campanadas, mi abuela acude fiel al baño y todos nos ponemos nerviosillos por ella. Cada año me comía las uvas más rápido, hasta el punto que era el más rápido en comérmelas de toda mi familia. Eso me hacía sentir un auténtico campeón. De hecho, creo que todavía hoy día, cuando como las uvas, noto en esos pequeños instantes todo la vida que ha pasado, los acontecimientos que han pasado, dichas y desdichas, y finalmente la conclusión: lo fuerte que me he vuelto. Todos los 31 de Diciembre me preguntaba si el año siguiente sería más emocionante que el presente. Y siempre ha sido así. Y mira que este año han ocurrido cosas!: superé el mayor dolor físico y sentimental de toda mi vida, simultáneos; luego conseguí el amor de mi vida a costa del que fue mi mejor amigo y de otra chica a la que quería muchísimo; finalizo mis estudios en Calasparra, selectividad, y por fin consigo mi sueño de volar hacia otros lugares, hacia Murcia; la obra de teatro "la importancia de llamarse Ernesto", y el fin del teatro en el instituto; el campus Buero de teatro joven en madrid, casi casi la mejor experiencia de mi vida, conozco a Inma, Paula y Mireia entre otras muchas personas a las que todavía sigo queriendo muchísimo; descubro el grandioso mundo de blogger, y conozco a la increíble Aida y a Malw, entre otra mucha gente, y con tuenti vuelvo a contactar con gente con la que perdí contacto; comienzo mi nueva vida como universitario, gente nueva, hogar nuevo, mentalidad nueva, oportunidades nuevas... Y todo lo aprendido con estas grandes experiencias.

Y lo mejor de todo es que estoy convencido, completamente convencido, de que el año que viene será mucho más arrollador, aprenderé muchísimo más aún. De no ser así, es porque mi sabiduría ha llegado a su límite, pero "el saber no ocupa lugar", así que va a ser mejor sí o sí.

La diferencia de este año con los demás, es que los otros años, en lo más profundo de mi corazón, allá donde viajamos en los momentos más tristes de nuestra vida, me sentía realmente solo. Esperaba con muchísimas ganas encontrar ese algo que llenase ese vacío que hacía que cada navidad entrara en ese debate interno filosófico-existencial. Que mi mente me ahogara en un pesimismo que me impedía ser la persona que realmente era. Dolor que solo podía aliviar echando la vista atrás y acudiendo desesperadamente a alguna de las personas que durante ese año o el anterior me habían echo sentir un poco más feliz, pese a que la experiencia me decía que iba a acabar mal. Pero la experiencia, el pasado, todo lo que hacía que fuese como era, en esos momentos me importaban una mierda. Solo quería saber que no me iba a morir en soledad, sólo eso, me conformaba con que el resto de mi vida fuese un gran teatro en el que entretenerme a mí y no al público y así no caer del todo en el pesimismo y la oscuridad.

Este año, tengo la diferencia de que sé que tengo a una persona que si me hundo en la oscuridad, hará todo lo posible para sacarme. Es más, con su luz, nunca me podré hundir. Pero eso no es todo. Por primera vez en mi vida siento que otras personas, pese a que el tiempo no lo ha podido demostrar, siento que si me hundo en la tristeza, ellas me tenderán su mano junto a una sonrisa. Me refiero a Davinia, Inma, Paula y otras muchas personas que todavía no sé seguro que serían capaces de hacer por mí. A todos vosotros, gracias por hacer de este corazón, no solo un corazón no-solitario, sino un corazón amado. No un corazón engañado y materialista, sino un corazón lleno, por primera vez, de felicidad.

Los villancicos de Navidad siempre están cargados de mensajes de amor y felicidad. Siempre creí que eran puras chorradas y pantomimas. Pero ahora, por muy difícil que resulta entender, hasta para mí, sé que ser amado, sentir el amor, que otros te quieran y se esfuercen por ti es lo más importante del mundo. Os invito a que lo descubráis por vosotros mismos. Estoy dispuesto a ayudaros en vuestro propósito todo lo que haga falta. Solo tenéis que desearlo con toda vuestra alma y esforzaros como nunca lo habéis hecho en vuestra vida. Amar y ser amado, éste es lo que llena de felicidad a mi vida.

Este es mi mensaje de amor de Navidad.

Y como tradicionalmente se dice: feliz Navidad y próspero año nuevo.

Os quiero a todos. Todos.

sábado, 20 de diciembre de 2008

La pregunta de Harry - Harry Potter y las tres reliquias

A quien no haya leído el último libro de Harry Potter y tenga intención de hacerlo, le advierto que a continuación se revela parte de la trama (spoiler), así que le aconsejo que deje de leer.
Para los que hayáis leído el libro, situaos en el momento en que Harry muere y comienza a hablar con Dumbledore, ambos se sientan. Recordad que junto a ellos se encontraba llorando un niño pequeño y desollado, que sería en lo que se convertiría Voldemort al morir.


Harry echó otra ojeada a aquel ente en carne viva que temblaba y emitía ruiditos bajo la apartada silla.
-No te den lástima los muertos, Harry, sino más bien los vivos, y sobre todo los que viven sin amor. Si regresas, quizá puedas evitar que haya más muertos y heridos, más familias destrozadas. Si eso te parece un objetivo encomiable, entonces tú y yo nos despediremos hasta la próxima.
Harry asintió y dio un suspiro. Abandonar el lugar donde se hallaba no resultaría tan difícil como entrar en el Bosque Prohibido, pero aquí se estaba cómodo, caliente y tranquilo, y él sabía que si regresaba se enfrentaría de nuevo al dolor, al miedo y la pérdida. Por fin se levantó. Dumbledore lo imitó y ambos se miraron largamente a los ojos.
-Dígame una última cosa –pidió Harry-. ¿Esto es real? ¿O está pasando sólo dentro de mi cabeza? Dumbledore lo miró sonriente, y su voz sonó alta y potente, pese a que aquella reluciente neblina descendía de nuevo e iba ocultándole el cuerpo.
-Claro que está pasando dentro de tu cabeza, Harry, pero ¿por qué iba a significar eso que no es real?


La primera vez que lo leí Dumbledore me conquistó definitivamente. Y es que, parémonos a pensar: ¿qué es REAL? ¿Lo que se puede ver y tocar? Os dejo el debate filosófico a cada uno de vosotros en vuestro interior.

martes, 16 de diciembre de 2008

Carta de Kairi a Sora - Kingdom Hearts


Thinking of you, wherever you are.
We pray for our sorrows to end
and hope that our hearts will blend.
Now I will step forward to realize this wish.
And who knows:
Starting a new journey may not be so hard
or maybe it has already begun.
There are many worlds,
but they share the same sky-
one sky, one destiny.

Pienso en ti, donde quiera que estés.
Rogamos para que terminen nuestros pesares
y nuestros corazones se unan.
Ahora me pondré en marcha
Para cumplir ese deseo.
Y ¿quién sabe?:
Quizá no sea tan duro emprender el viaje.
O quizá haya comenzado.
Son muchos los mundos,
Pero todos comparten un mismo cielo.
Un cielo… un destino.

viernes, 12 de diciembre de 2008

Zits 07




Con los amigos cualquier cosa puede resultar divertida si le echas las suficientes ganas.

Recuerdo que con unos amigos jugar al parchís suponía un juego de lo más emocionante. ¡Y es que lo es! Aunque probablemente esas personas ya no se acuerden, yo tengo muy buenos recuerdos. ¡Qué risas!

Y el monopoly... jugar al monopoly con mis primos pequeños puede resultar un deporte de alto riesgo. Son lo más cabezontas del mundo. "¿Me vendes esa calle?" "No." "¿Me cambias la calle por esta que te falta para tener las tres del color?" "No." Gran poder de negociación. Y, claro, si no me dejan edificar no puedo ganar, por lo que esas partidas sin que ninguno pueda poner casas y hoteles se hacen eternas... hasta que se llega un pacto en el que los gritos para llegar a un acuerdo predominan.
Un deporte de alto riesgo.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Invitación a la dicha - Ricardo Molina

Es dulce ser amado pero amar,
oh dioses, qué ventura...
Goethe

Ámame ahora que tengo los cabellos negros
y una corona de junco
y el perfume del agua y de la jara
en los brazos desnudos.

Ámame ahora que tengo en los ojos
la suave llama de la tarde
y la gracia de la sonrisa
y la leve frescura de los manantiales.

Ámame ahora que tengo en los labios
el fuego deslumbrante del Mediodía
y la serenidad del cielo en las mejillas.

Ámame ahora que tengo en el cuello
el resplandor de los lirios quemados.
Ámame ahora que corre por mis hombros
el torrente divino del deseo.
Ámame ahora que tengo el pecho ebrio
como una flor de vino.

Ahora y no luego, ahora y no mañana,
ahora que besa mi alma todo tu cuerpo
confundiendo su aliento al de mis labios.

Bésame ahora que es primavera
y el chamariz canta y vuela en un árbol,
ahora, amor mío, que estamos en mayo
y zumban en el aire las abejas,
ahora que todo es hermoso y feliz,
ahora y no mañana,
ahora y no luego.

Bésame los labios, el cabello, los hombros
ahora que en los huertos florecidos
es tan dulce la flor primera del granado.

Dame todo tu amor ahora, amor mío,
¿no ves que soy en la tierra dichosa,
dulce como el árbol del paraíso?

Ahora que soy un manantial virgen
donde cada onda es una caricia,
una colina verde
donde cada florecilla es un labio encendido,
un valle misterioso
donde cada viento es un suspiro,
un río de amores
cuya música frágil es tu nombre.

¿No son nuestros estos días tan bellos?
¿No es hermosa la tierra bajo el sol y la luna?
¿No habla todo de amor desde el alba a la tarde?

¡Ámame!
¡Ahora y no mañana; ahora y no luego!




No es casualidad, lo he buscado a conciencia. Me encantó cuando lo vi en vuestra obra de teatro "bodas de sangre". Inma y Paula, un beso enorme para cada una.

Hay que aprovechar cada momento, sobretodo ahora que somos jóvenes.

martes, 2 de diciembre de 2008

*Jesucristo Superstar* El Musical

El pasado sábado 29 de Noviembre fui a Elche a ver el musical de Jesucristo Superstar. Fue muchísimo mejor de lo que esperaba, realmente me encantó. Me cuesta destacar lo que más me gustó, así que diré un poco de todo.

Por un lado, las coreografías son sobresalientes y muy elaboradas; el escenario, pese a no ser tan grande como el de Madrid, fue muy impactante, propio de un musical de estas características. En cuanto a las voces y la orquesta, con esa música ópera-rock es de lo más atípico y a la vez bueno que te puedes encontrar.

Sobre los actores, no sé por dónde empezar. El que hacía de Caifás tenía un bozarron potentísimo, cantando tan grave que parecía más malo de lo que su papel intentaba buscar; y su compañero Anás, con esa voz estridente pero sin llegar a ser desagradable también daba el pego del típico malo delgaducho y con cara de rata; unas voces que ayudaban mucho al personaje.

La voz de María Magdalena fue interpretada por Sandra Criado Machado, finalista de la última temporada de Operación Triunfo. A mí la verdad este dato me importa poco, porque lo realmente importante es la actuación, pero lo pongo porque seguro que a alguien le interesa; además, me gustó que cantase ella en la actuación que vi (los protagonistas rotan ya que cada día hay dos sesiones), porque en la gala de OT en la que la seleccionaron yo la vi. Fue uno de esos días de época de éxamenes, en los que uno de tanto nerviosismo por los exámenes se relaja viendo la tele (no veo la tele casi nunca). Y como a mí siempre me gustó el musical de Jesucristo Superstar me quedé a ver quien ganaba de las dos aspirantes a participar en el musical como María Magdalena. En contra de lo que creía y a favor de lo que quería, seleccionaron finalmente a Sandra. Y lo hicieron bien. ¡Menuda actuación! Para no haber actuado nunca le salió fantástico, claro, que teniendo una voz tan bonita todo ayuda.

Por otra parte, otra de las actuaciones sobresalientes fue la de Judas. Cada vez le tomo más cariño al personaje. El cantante representaba muy bien la desesperación que Judas va teniendo conforme avanza el tiempo. En la escena en la que se ahorca el efecto para lograr el ahorcamiento es realmente bueno. Pese a que todos sabemos que no podía estar realmente ahorcado, era tan realista que no pudimos evitar dejarnos impresionar. El único pero que le puedo poner a este personaje es que al tener tanto texto que decir en tan poco tiempo, algunas veces no se le entendía. Por lo demás, genial. Una voz envidiable.

Y para acabar, Jesucristo. ¡Buf! En la canción de Getsemaní, en los gritos de desesperación a Dios se me puso la piel de gallina. ¡Qué sensación! Creo que nunca en mi vida había oído a alguien cantar tan agudo en vivo y en directo. Como actor lo hacía también muy bien; mostraba con claridad durante toda la obra como poco a poco se va cansando más y más hasta desesperarse y rendirse a algo que él no quiso.

Sencillamente fantástico.

La historia de porqué fui a ver el musical es la siguiente. Y es que mi tío José me prometió que si aprovaba selectividad en Junio me llevaría a ver un musical a Madrid. Evidentemente aprobé. Yo quería ver el de Jesucristo Superstar porque en el grupo de teatro de mi instituto, hace dos años interpretamos dicho musical, y el que os está escribiendo hizo el papel de Jesús. Como es normal tengo ese musical guardado en un lugar especial en mi corazón. Finalmente mi tío sacó las entradas para Elche porque el periodo en Madrid ya había acabado, y ahora están de gira por la Comunidad Valenciana. Y así ha sido.

Si tenéis ocasión de ir y os gustan los musicales, os lo aconsejo. Van a seguir actuando por diferentes lugares de España.

Y para todos los demás, os aconsejo que veáis la película de Jesucristo Superstar. Que es igual que el musical, solo que con escenarios de película. Para el que no tenga idea de qué va la película/el musical, os cuento. Comienza cuando Jesucristo ya ha difundido mucho su mensaje y tiene un grupo importante de gente siguiéndole esperando a que él les diga que hacer. A diferencia de "la pasión de Cristo" o "la vida de Brian", Jesucristo Superstar muestra el lado más humano y cercano de los personajes. Además, se muestran cosas que en las otras películas no se ven. Por ejemplo, ¿vosotros sabíais que Judas era el más fiel seguidor de Jesús? De echo el que más le quería y apoyaba. Pero poco a poco Judas va viendo que las cosas no son como él creía; Judas creía que su señor iba a liberar a su pueblo del hambre y la guerra, pero está viendo que lo que va a ocasionar es una guerra de los que le siguen contra los opresores. Por otra parte se ve a Jesús cansado de que todos le pidan que diga de tomar armas e iniciar una guerra para liberar al pueblo judío. Él intenta mantener la calma y repetir que ése no es su mensaje; y ve que sólo con su muerte, cosa que él realmente no desea, se darán cuenta de lo que dice. Por otro lado, María Magdalena se va enamorando de él y sólo desea que se sienta bien. Este tipo de cosas son las que cuando salió la película la Iglesia (en plena época franquista) la maldijera.

No es el aburrimiento de la pasión de Cristo ni tampoco la coña de la vida de Brian, pero no por ello deja de contar de forma realista la historia y a la vez con viveza gracias a la música.

Bueno, hasta que no la veáis no os haréis una idea de lo que quería decir con todo esto. Y si la historia os da igual, sólo por las canciones merece la pena.

Y para acabar la entrada, os digo que si a alguien le interesa ver la obra de teatro que hice en el instituto, no tiene nada más que pedírmelo y le envio una copia de la grabación.

Vivan los musicales.