domingo, 31 de agosto de 2008

Jorge 03



Como una persona ya me lo dijo, lo digo para el que no se haya dado cuenta todavía: las imágenes de Jorge y Zits se pueden agrandar. Basta con pinchar a la imagen.

sábado, 23 de agosto de 2008

Campus Buero 2008 de Teatro en Madrid

Bueno, un mes y pico después, aquí está la entrada del Campus Buero de Teatro Joven. Para el que todavía no lo sepa, el pasado mes de Julio del 6 al 11 estuve en un curso de verano de teatro, al que pude ir por la participación de mi grupo de teatro de mi instituto al concurso de teatro que organiza coca cola. Como gran patrocinador que es Coca Cola (publicidad subliminal) ha organizado esto para reunir a algunos de los componentes de cada grupo. Es el primer año que se hace y estoy muy contento de haber participado en él.


Este primer vídeo es de mi habitación, el primer día, con Elena y con Javi, mi compañero de habitación, que es de un pueblo de Asturias.

video



Vistas de Madrid desde la terraza. Y vistas de la piscina y las pistas que usábamos en el tiempo libre.



Y bueno, como curso de teatro que era, habían clases relacionadas con el teatro: dirección, clown, cuerpo, interpretación, voz, percusión, vestuario, maquillaje, texto, performance, producción y dramaturgia. Aunque cada uno sólo participábamos en dos clases. En la preescripción ya cada uno de los que fuimos rellenamos una hoja con el orden de preferecia que queríamos participar en los talleres. Por suerte para mí, dirección e interpretación, mis preferencias, fueron las clases que tuve. Aquí tenéis algunas fotos de otros talleres.




Así, aquí abajo tenéis una foto con el profesor de interpretación: Secun de la Rosa. Quizá algunos de vosotros le hayáis visto en televisión o en el cine. Actualmente actúa en la serie de telecinco "Aida" como hermano gay de Mauricio, el dueño del bar. La primera foto fue tomada el primer día cuando, sin todavía saberlo, iba a darnos clase de dirección. La foto de la derecha es de toda la clase. Esta era la clase que más me gustó, sin duda, ya que aprendí muchísimas cosas tanto de dirigir como de interpretar como actor un texto. En los ejemplos que nos daba Secun, se notaba mucho el gran nivel que tiene como actor. Una gozada tenerlo como profesor.



Cada clase tenía una duración de dos horas, de manera que empezábamos a las diez la clase de dirección y a las doce íbamos a interpretación. De esta clase no tengo ninguna foto, pero sí he encontrado vídeos en youtube. El segundo vídeo, como es fácil de advinar, es de la televisión, que venía a grabarnos mientras estábamos en clases.






Por las mañanas dábamos clases, y por la tarde teníamos hasta las seis tiempo libre. La mayoría de la gente aprovechaba para ir a la piscina, otros para descansar lo que no quisieron durante la noche anterior. Después del tiempo libre, íbamos al centro de Madrid a ver las representaciones de los cuatro grupos de teatro finalistas (os recuerdo que el campus se organizó a partir del concurso).


La primera obra que vimos fue "La cantante calva", interpretada por "La Tiza Teatro", un instituto de Alicante. Esta obra, clasificada como teatro de lo absurdo, muestra de forma muy cómica y guasona la sociedad británica, exagerando algunos defectos hasta el extremo. Nos pudimos reír muchísimo, sobretodo con las imitaciones de los acentos por parte de los Smith y esa conversación entre los Martín, en la que no paraban de repetir: "Qué casualidad y que extraña coincidencia, estimada señora". Además, Amín nos sorprendió a todos con su pedazo de voz. Desde aquí mando un saludo a Mario, Amín y todos los alicantinos


La siguiente, "La caja de música", la representó la asociación cultural "Grupo Teatrejo", de Los Realejos, Tenerife. En esta ocasión la obra era infantil. Trata sobre un mundo de fantasía en el que una muñeca de una caja de música decide salir por primera vez de su caja para buscar a su amigo Nino, un niño que la conoce por casualidad pero es raptado por el No-tiene-cara. Personalmente me gustó mucho, porque, pese a ser una obra infantil, contenía muchos mensajes para adultos, lo cual me pareció muy interesante.

La tercera fue "Sentiments", por el grupo de teatre de la Mostra, de Manacor, Mallorca. Esta obra fue la que me gustó más en cuanto argumento, ya que trata sobre los problemas de los jóvenes de hoy día y otros problemas: drogadicción, problemas familiares, homosexualidad, fama, televisión... Aunque la obra fue en lengua catalana, esto no supuso un problema ya que nos dieron unos folletos junto al programa en el que daban un breve resumen en castellano sobre lo que ocurría en cada escena. Una obra muy emotiva y con muchos valores. Lo mejor de todo es que es una obra de creación propia, que para el que no sepa qué es, es un obra creada por el propio grupo.

Y la última obra fue "Mort", por "Tarumba", grupo de un instituto de Ourense. Como la obra era en lengua gallega, al igual que en la obra de los catalanes había un resumen de cada una de las escenas. Esta obra, que fue finalmente la ganadora del concurso, es de carácter gótico, pero con mucho humor. Trata sobre una chica, Mort, que acepta trabajar como muerte, ya que la Muerte decide dejar su trabajo. Mort, cansada de ver tantas muertes injustas, en una ocasión decide llevarse al asesino en lugar del que va a ser asesinado, rompiendo las normas y creando desorden en el inframundo. Lo más destacable de la obra fue la espectacular actuación de Andrea Cid en el papel protagonista de Mort.

Al terminar cada día de ver la correspondiente obra, volvíamos al campus, y por cada noche hacíamos una cosa distinta. El primer día no se organizó nada, con la intención de que tuviésemos tiempo de conocernos todos. Pero el segundo sí que se organizó algo: un espectáculo de magia. El mago Pedro Volta, que muchas veces ha salido en el programa de Cuatro “Nada x aquí”, nos ofreció un espectáculo que nos dejó atónitos, y con más de un “¡¿Pero cómo lo hace?!”. Abajo pongo un vídeo que he encontrado en youtube de su actuación en el campus.





El tercer día vino al campus uno de los mejores cantantes españoles en cuanto a canciones de humor se trata: Riki López. Seguro que mucho lo conoceréis porque se hizo famosa su canción de “el hombre despechado” cuando la selección española de baloncesto ganó el mundial de Japón, porque antes de cada partido cantaban dicha canción. Aquí pongo un vídeo, también encontrado en youtube, en el que Riki canta la canción de la que hablamos. Fijáos que el escenario en el que canta Riki es el mismo en el que Pedro Volta hizo magia el anterior día.





Y la última noche tuvimos la fiesta de despedida. Al día siguinete hicimos una exposición de algunos talleres del campus en una plaza del centro de Madrid. Cuando acabamos, fuimos a ver la gala de los premios. La gala estuvo muy bien porque entre premio y premio había una pequeña actuación, que era una parodia de “El señor de los anillos” en la cual “el anillo único” era “el ombligo único”, haciendo alusión a que en el mundo del espectáculo a algunos se les sube el ego y se creen el ombligo del mundo, como advertencia para nosotros, los jóvenes actores que, como hacemos teatro por hobby, nos llamaban “los Hobbys”, en lugar de “Hobbits”. En la gala, había premios de todo tipo, sobre el mejor maquillaje, vestuario, actor, actriz… Y para entregar los premios fueron actores famosos. Por ejemplo, fue Nuria González, que algunos conoceréis como Candela, de “los Serrano”.



Y hablando de famosillos, el cuarto día fue a dar una charla el gran Pepe Viyuela. Para el que no caiga en quién es, hoy día actúa como Chema en la serie "Aida", otros lo conoceréis como Filemón. Por si todavía queda alguna duda, fotos que Elena y algunos compañeros se hicieron con él:

Y aquí está dando la charla. Fijáos la cara de concentración de Pepe en la segunda foto.

Y bueno, para acabar la entrada, me falta por nombrar lo más importante de todo y lo que realmente tiene más valor: la gente que conocí. He ido a muchos campamentos de verano, cursillos de una semana y tal, en los que he hecho muchos amigos; pero en esta ocasión, por alguna razón la gente del campus fue más especial de lo que podría imaginar. Todos los que sois del campus y estáis leyendo esto sabéis perfectamente de lo que hablo.

A mi gente de Sevilla os digo que me encanta vuestra dulzura al hablar. Me sorprendió mucho como Paula e Inma se hablan, diciéndose “princesa”, “cariño” y tal. Lo decíais tan natural! Del día a día! Igual que yo le digo a cualquier amigo “tío” o “acho”. Para vosotras será muy natural, pero fijaos que Elena cuando se dio cuenta os pidió que le hablaseis así. Me agradó mucho saber que hay gente que se trata con tanto cariño entre ellos. ^^ (foto: Inma y Jose)

Inma, Paula, ¿sabéis una cosa? Aquel día que os dije en la comida “nunca os lo he dicho, pero me caéis muy bien”, estaba muy nervioso porque dicho así suena patético, pero cuando os lo dije y lo contentas que os pusísteis me di cuenta de que merece la pena decir lo que uno siente, aunque sea a gente con la que todavía no has hecho mucha confianza. Y luego todo eso que me dijísteis me gustó mucho. Es que sois muy agradables. (foto: Iker, Txema, Paula, Jose Luis)



Sobre Jose Luis, de Lleida os digo que es el chaval más bueno, con todo el significado de la palabra, que he conocido en mi vida. Nunca se mete con nadie, y mucho menos critica a nadie ni nada; vamos, un buenazo.



Recuerdo que una vez un pedazo abejorro estaba pululando alrededor nuestro. Todos nos alejamos un poco, pero Jose Luis no. El abejorro se puso literalmente en las narices de él, y sin alterarse dijo: "Tranquilos, si no le hacéis nada, en no os hace nada."

En cuanto a Iker, os digo que es un auténtico showman. La liaba allí por donde iba. No tenía reparos en hacer nada. Eso sí, para convencerlo para que hiciese algo, había que provocarlo con una frase que ahora cada vez que la oiga me acordaré de él: "¿A que no hay huevos?"; y él te contestaba: "¿Que no hay huevos? ¿Que no hay huevos? ¡Pero si soy de Bilbao!". Jajajaja. En las clases de dirección, un par de veces en las que salió a actuar, al improvisar su personaje siempre acababa amenazando, sacando su vena psicodélica; por eso fue por lo que Secun le dio el nombre de Psico-Iker. (foto: Paula, Iker, Txema)



Txema, también de Bilbao, era un tío que me llamó mucho la atención, porque siempre miraba el lado positivo de las cosas. Seguramente el ni se da cuenta, es lo más normal para él. Otra cosa que me molaba mucho tanto de él como de Iker era su ropa, flipaba con su ropa. XD

Y la de esta foto es Mireia, de Lleida. Es de las pocas personas del campus que de verdad se dedican a actuar, vamos, que es actriz. Y se le notaba, porque en las clases siempre se prestaba voluntaria para actuar, y se le notaba el nivelazo que tiene. Además cuando nos cantó descubrimos que tiene una voz preciosa. Como persona es muy simpática y agradable, y también un poco alocada (mirad la foto de abajo en la que está en la farola).

Mireia, gracias a ti he descubierto que para conocer a una persona el tiempo no importa. Estoy seguro de que triunfarás, e iré a verte a actuar más de una vez.

Y a todos, estoy muy contento por haberos conocido. Espero que no perdamos el contacto nunca. Yo siempre os recordaré. Hay muchas personas de las que no he hablado, y de las que sí, probablemente demasiado poco, pero es que no acustubro a hablar demasiado de lo que siento en blog. A los del campus: animáos a comentar. Hasta pronto!

.
















jueves, 14 de agosto de 2008

TRACTAT DEL LOBO ESTEPARIO

No para cualquiera

Érase una vez un individuo, de nombre Harry, llamado el Lobo estepario. Andaba en dos pies, llevaba vestidos y era un hombre, pero en el fondo era, en verdad, un lobo estepario. Había aprendido mucho de lo que las personas con buen entendimiento pueden aprender, y era un hombre bastante inteligente. Pero lo que no había aprendido era una cosa: a estar satisfecho de sí mismo y de su vida. Esto no pudo conseguirlo. Acaso ello proviniera de que en el fondo de su corazón sabía (o creía saber) en todo momento que no era realmente un ser humano, sino un lobo de la estepa. Que discutan los inteligentes acerca de si era en realidad un lobo, si en alguna ocasión, acaso antes de su nacimiento ya, había sido convertido por arte de encantamiento de lobo en hombre, o si había nacido desde luego hombre, pero dotado del alma de un lobo estepario y poseído o dominado por ella, o por último, si esta creencia de ser un lobo no era más que un producto de su imaginación o de un estado patológico. No dejaría de ser posible, por ejemplo, que este hombre, en su niñez, hubiera sido acaso fiero e indómito y desordenado, que sus educadores hubiesen tratado de matar en él a la bestia y precisamente por eso hubieran hecho arraigar en su imaginación la idea de que, en efecto, era realmente una bestia, cubierta sólo de una tenue funda de educación y sentido humano. Mucho e interesante podría decirse de esto y hasta escribir libros sobre el particular; pero con ello no se prestaría servicio alguno al Lobo estepario, pues para él era completamente indiferente que el lobo se hubiera introducido en su persona por arte de magia o a fuerza de golpes, o que se tratara sólo de una fantasía de su espíritu. Lo que los demás pudieran pensar de todo esto, y hasta lo que él mismo de ello pensara, no tenía valor para el propio interesado, no conseguiría de ningún modo ahuyentar al lobo de su persona.

El Lobo estepario tenía, por consiguiente, dos naturalezas, una humana y otra lobuna; ése era su sino. Y puede ser también que este sino no sea tan singular y raro. Se han visto ya muchos hombres que dentro de sí tenían no poco de perro, de zorro, de pez o de serpiente, sin que por eso hubiesen tenido mayores dificultades en la vida. En esta clase de personas vivían el hombre y el zorro, o el hombre y el pez, el uno mutuamente, y en muchos hombres que han hecho buena carrera y son envidiados, fue más el zorro o el mono que el hombre quien hizo su fortuna. Esto lo sabe todo el mundo. En Harry, por el contrario, era otra cosa; en él no corrían el hombre y el lobo paralelamente, y mucho menos se prestaban ayuda, sino que estaban en odio constante y mortal, y cada uno vivía exclusivamente para martirio del otro, y cuando dos son enemigos mortales y están dentro de una misma sangre y de una misma alma, entonces resulta una vida imposible. Pero en fin, cada uno tiene su suerte, y fácil no es ninguna.

Ahora bien, a nuestro Lobo estepario ocurría, como a todos los seres mixtos, que, en cuanto a su sentimiento, vivía naturalmente unas veces como lobo, otras como hombre; pero que cuando era lobo, el hombre en su interior estaba siempre en acecho, observando, enjuiciando y criticando, y en las épocas en que era hombre, hacia el lobo otro tanto. Por ejemplo, cuando Harry en su calidad de hombre tenía un bello pensamiento, o experimentaba una sensación noble y delicada, o ejecutaba una de las llamadas buenas acciones, entonces el lobo que llevaba dentro enseñaba los dientes, se reía y le mostraba con sangriento sarcasmo cuán ridícula le resultaba toda esta distinguida farsa a un lobo de la estepa, a un lobo que en su corazón tenía perfecta conciencia de lo que le sentaba bien, que era trotar en solitario por las estepas, beber a ratos sangre o cazar una loba, y desde el punto de vista del lobo toda acción humana tenía entonces que resultar horriblemente cómica y absurda, estúpida y vana. Pero exactamente lo mismo ocurría cuando Harry se sentía lobo y obraba como tal, cuando le enseñaba los dientes a los demás, cuando respiraba odio y enemistad terribles hacia todos los hombres y sus maneras y costumbres mentidas y desnaturalizadas. Entonces era cuando se ponía en acecho en él precisamente la parte de hombre que llevaba, lo llamaba animal y bestia y le echaba a perder y le corrompía toda la satisfacción en su esencia de lobo, simple, salvaje y llena de salud.

Así estaban las cosas con el Lobo estepario, y es fácil imaginarse que Harry no llevaba precisamente una vida agradable y venturosa. Pero con esto no se quiere decir que fuera desgraciado en una medida singularísima (aunque a él mismo así le pareciese, como todo hombre cree que los sufrimientos que le han tocado en suerte son los mayores del mundo). Esto no debiera decirse de ninguna persona. Quien no lleva dentro un lobo, no tiene por eso que ser feliz tampoco. Y hasta la vida más desgraciada tiene también sus horas luminosas y sus pequeñas flores de ventura entre la arena y el peñascal. Y esto ocurría también al Lobo estepario. Por lo general era muy desgraciado, eso no puede negarse, y también podía hacer desgraciados a otros, especialmente si los amaba y ellos a él. Pues todos los que le tomaban cariño, no veían nunca en él más que uno de los dos lados. Algunos le querían como hombre distinguido, inteligente y original y se quedaban aterrados y defraudados cuando de pronto descubrían en él al lobo. Y esto era irremediable, pues Harry quería, como todo individuo, ser amado en su totalidad y no podía, por lo mismo, principalmente ante aquellos cuyo afecto le importaba mucho, esconder al lobo y repudiarlo. Pero también había otros que precisamente amaban en él al lobo, precisamente a lo espontáneo, salvaje, indómito, peligroso y violento, y a éstos, a su vez, les producía luego extraordinaria decepción y pena que de pronto el fiero y perverso lobo fuera además un hombre, tuviera dentro de sí afanes de bondad y de dulzura y quisiera además escuchar a Mozart, leer versos y tener ideales de humanidad. Singularmente éstos eran, por lo general, los más decepcionados e irritados, y de este modo llevaba el Lobo estepario su propia duplicidad y discordia interna también a todas las existencias extrañas con las que se ponía en contacto.

Quien, sin embargo, suponga que conoce al Lobo estepario y que puede imaginarse su vida deplorable y desgarrada, no obstante, equivocado, no sabe, ni con mucho, todo. No sabe (ya que no hay regla sin excepción y un solo pecador es en determinadas circunstancias preferido de Dios a noventa y nueve justos) que en el caso de Harry no dejaba de haber excepciones y momentos venturosos, que él podía dejar respirar, pensar y sentir alguna vez al lobo y alguna vez al hombre con libertad y sin molestarse, es más, que en momentos muy raros, hacían los dos alguna vez las paces y vivían juntos en amor y compañía, de modo que no sólo dormía el uno cuando el otro velaba, sino que ambos se fortalecían y cada uno de ellos redoblaba el valor del otro. También en la vida de este hombre parecía, como por doquiera en el mundo, que con frecuencia todo lo habitual, lo conocido, lo trivial y lo ordinario no habían de tener más objeto que lograr aquí o allí, un intervalo aunque fuera pequeñísimo, una interrupción, para hacer sitio a lo extraordinario, a lo maravilloso, a la gracia. Si estas horas breves y raras de felicidad compensaban y amortiguaban el destino siniestro del Lobo estepario, de manera que la ventura y el infortunio a fin de cuentas quedaban equiparados, o si acaso todavía más, la dicha corta, pero intensa de aquellas pocas horas absorbía todo el sufrimiento y aun arrojaba un saldo favorable, ello es de nuevo una cuestión, sobre la cual la gente ociosa puede meditar a su gusto. También el lobo meditaba con frecuencia sobre ella, y éstos eran sus días más ociosos e inútiles.

A propósito de esto, aún hay que decir una cosa. Hay bastantes personas de índole parecida a como era Harry; muchos artistas principalmente pertenecen a esta especie. Estos hombres tienen todos dentro de sí dos almas, dos naturalezas; en ellos existe lo divino y lo demoníaco, la sangre materna y paterna, la capacidad de ventura y la capacidad de sufrimiento, tan hostiles y confusos lo uno junto y dentro de lo otro, como estaban en Harry el lobo y el hombre. Y estas personas, cuya existencia es muy agitada, viven a veces en sus raros momentos de felicidad algo tan fuerte y tan indeciblemente hermoso, la espuma de la dicha momentánea salta con frecuencia tan alta y deslumbrante por encima del mar del sufrimiento, que este breve relámpago de ventura alcanza y encanta radiante a otras personas. Así se producen, como preciosa y fugitiva espuma de felicidad sobre el mar de sufrimiento, todas aquellas obras de arte, en las cuales un solo hombre atormentado se eleva por un momento tan alto sobre su propio destino, que su dicha luce como una estrella, y a todos aquellos que la ven, les parece algo eterno y como su propio sueño de felicidad. Todos estos hombres, llámense como se quieran sus hechos y sus obras, no tienen realmente, por lo general, una verdadera vida, es decir, su vida no es ninguna esencia, no tiene forma, no son héroes o artistas o pensadores a la manera como otros son jueces, médicos, zapateros o maestros, sino que su existencia es un movimiento y un flujo y reflujo eternos y penosos, está infeliz y dolorosamente desgarrada, es terrible y no tiene sentido, si no se está dispuesto a ver dicho sentido precisamente en aquellos escasos sucesos, hechos, ideas y obras que irradian por encima del caos de una vida así. Entre los hombres de esta especie ha surgido el pensamiento peligroso y horrible de que acaso toda la vida humana no sea sino un tremendo error, un aborto violento y desgraciado de la madre universal, un ensayo salvaje y horriblemente desafortunado de la Naturaleza. Pero también entre ellos es donde ha surgido la otra idea de que el hombre acaso no sea sólo un animal medio razonable, sino un hijo de los dioses y destinado a la inmortalidad.

domingo, 10 de agosto de 2008

Zits 02

Hay veces que sencillamente no tenemos ganas de hablar. Aunque si se trata de tus padres, llega a ser una tortura ese afán suyo por saberlo todo sobre ti, en plan ser amigos que nos lo contamos todo. Y si no contestas es que eres un maleducado o antipático. Seguro que algunas personas saben muy bien de lo que hablo.
Hasta pronto!

martes, 5 de agosto de 2008

Tenemos un problema: no sabemos Ser felices

Puedes tener defectos, vivir ansioso y estar irritado algunas veces, pero no te olvides de que tu vida es la mayor empresa del mundo.
Solo tú puedes evitar que ella vaya en decadencia.

Hay muchas personas que te necesitan, admiran y te quieren.
Me gustaría que siempre recordaras de que ser feliz no es tener un cielo sin tempestades, caminos sin accidentes, trabajos sin cansancio, relaciones sin decepciones.

Ser feliz es encontrar fuerza en el perdón, esperanza en las batallas, seguridad en el palco del miedo, amor en los desencuentros.
Ser feliz no es solo valorizar la sonrisa, sino también reflexionar sobre la tristeza.

No es apenas conmemorar el suceso, sino aprender lecciones en los fracasos.
No es apenas tener alegría con los aplausos, sino encontrar alegría en el anonimato.

Ser feliz es reconocer que vale la pena vivir la vida, a pesar de todos los desafíos, incomprensiones y periodos de crisis.
Ser feliz no es una fatalidad del destino, sino una conquista de quien sabe viajar para dentro de su propio ser.

Ser feliz es dejar de ser víctima de los problemas y volverse un actor de la propia historia.
Es atravesar desiertos fuera de sí, pero ser capaz de encontrar un oasis en lo recóndito de nuestra alma.

Es agradecer cada mañana por el milagro de la vida.

Ser feliz es no tener miedo de los propios sentimientos.
Es saber hablar de sí mismo.
Es tener coraje para oír un “NO”.
Es tener seguridad para recibir una crítica, aunque sea injusta.

Es besar a los hijos, mimar a los padres y tener momentos poéticos con los amigos, aunque ellos nos hieran.

Ser feliz es dejar vivir a la criatura libre, alegre y simple que vive dentro de cada uno de nosotros.

Es tener la madurez para decir “ME EQUIVOQUÉ”.
Es tener la osadía para decir “PERDÓNAME”.
Es tener sensibilidad para expresar “TE NECESITO”.
Es tener capacidad de decir “TE AMO”.

Deseo que tu vida se vuelva un jardín de oportunidades para ser feliz…

Que en tus primaveras seas amante de la alegría.
Que en tus inviernos seas amigo de la sabiduría.
Y, cuando te equivoques en el camino, comiences todo de nuevo.
Pues así serás cada vez más apasionado por la vida.

Y descubrirás que…
Ser feliz no es tener una vida perfecta.
Sino usar las lágrimas para regar la tolerancia.

Usar las pérdidas para refinar la paciencia.
Usar las fallas para esculpir la serenidad.
Usar el dolor para lapidar el placer.
Usar los obstáculos para abrir las ventanas de la inteligencia.

Jamás desistas.

Jamás desistas de las personas que amas.

Jamás desistas de ser feliz, pues la vida es un espectáculo imperdible.

Y eres un ser humano especial.

viernes, 1 de agosto de 2008

Jorge 02


Gran verdad lo dicho por Jorge. Mucha gente cree que madurar/hacerse mayor/crecer/mejorar como persona implica deshacerse de todas tus fantasías, cosa que no es cierto.